Saturday, September 01, 2007

ENTREVISTA A WALTER FAILA POETA ARGENTINO




ENTREVISTA A WALTER FAILA POETA ARGENTINO
http://www.lacolumnadigital.com.ar/nota%208.htm



Walter Failá
“Mi poesía no es popular”

Uno de los mejores poetas santiagueños afirma que su estilo de escritura no se acerca a lo popular. Critica la concepción que vincula la cultura únicamente con el folklore. Afirma también, que reniega con las entidades de DDHH porque no cumplen con su verdadera función social.

“La poesía no es una manera de escribir, es más bien, un modo de vivir, de percibir el mundo” dice el escritor argentino Abelardo Castillo . Cuando se escucha hablar al poeta santiagueño Walter Faila , es fácil percatarse de que la poesía es su modo de percibir el mundo. Él mismo lo confiesa: “la poesía es mi vida”.

Es uno de los escritores más reconocidos de Santiago del Estero a pesar de que su trabajo cotidiano no tiene absolutamente nada que ver con las letras: Faila es empleado de comercio. Algunos críticos lo han señalado como uno de los mejores poetas de este suelo. Ya tiene publicados 4 libros y a través de la Internet , participa regularmente en comunidades virtuales de poetas. Gracias a este medio, su obra ha tenido cierta difusión internacional.

En este diálogo con LA COLUMNA , Faila habla de sus inicios como escritor, de sus influencias literarias, de lo difícil que resulta ser un artista en Santiago y de aquellas cosas de este mundo que lo rebelan y le hacen “hervir la sangre”.

LA COLUMNA : ¿Cómo llega usted a la poesía o cómo la poesía llega a usted?

Faila: Así es, la poesía llega a mí. ¿Cómo? No se. Lo cierto es que llega. Cuando estamos en la etapa de la adolescencia, cuando vamos al secundario, todos tenemos algo de poetas. Alguna vez, todos hemos escrito algo, aunque sea una pequeño carta. Yo siempre he dicho que aquel que pase los 21 años y siga escribiendo, va a seguir haciéndolo siempre, porque a esa edad se produce un cambio de etapa, y si ese cambio de etapa no ha hecho que sueltes a la poesía, la poesía ya no te suelta.

L.C.: ¿En su casa vivió lleno de libros y sumergido en lecturas?

Faila: No, para nada. Empecemos por decir que no soy buen lector. Leo por supuesto, pero no lo que debiera. Ya ves mi biblioteca, habrá 20 libros, cuando tendría que haber una biblioteca llena. Aunque claro que Internet facilita la tarea de la lectura.

L.C.: ¿Y cómo ha sido el proceso que lo llevó a definir su estilo?

Faila: Me ha marcado un estilo dentro de la poesía, que no era muy aceptado. Me nutria de Juan Ramón Jiménez, Almafuerte: los clásicos. Tal vez ellos han influenciado en mi estilo y después yo no quise ahondar en lecturas de otros poetas, porque estaba en una etapa influenciable y la verdad es que no quería cambiar mi estilo. Una vez que he marcado mi camino dentro de lo que es mi estructura poética, ahora sí, soy más lector. Leo con más tranquilidad, sé que no voy a cambiar. No se si mi estilo es bueno o malo, pero es mío.

L.C.: O, sea que usted nunca ha sido un lector voraz

Faila: No, jamás.

L.C.: De manera que rompería con ese mito que dice que todo gran escritor es antes que nada, un gran lector

Faila: Una chica de Perú, que es psicóloga y que se encarga de hacer páginas con mis poesías, me decía por teléfono: “Yo quisiera ver tu biblioteca”. Y yo le decía que estaba equivocada porque yo no tengo una biblioteca: tengo 10 libros, no tenga más. Ella no podía creer… pero es así. Uno se imagina otra cosa. La mayoría de los escritores son lectores, pero no se si esto se aplica a los poetas. Siempre digo que el escritor es más pensante; y el poeta es más pasional.

L.C.: Entonces, si la poesía es pasional, estaría más que cualquier otro género relacionada con momentos de inspiración

Faila: Si, totalmente. Se nota cuando en una poesía hay o no inspiración; uno que es lector de poesía se da cuenta.

L.C.: Abelardo Castillo reflexionaba “La literatura está cargada de fatalidad y de tristeza”. ¿Podríamos decir que la poesía aparece en momentos de tristeza?

Faila: Absolutamente, al menos en mi caso. Cuando estoy feliz, cuando estoy alegre, cuando me pasan cosas lindas no pierdo el tiempo en sentarme a escribir, me voy a vivirlas. Pero cuando me pasan cosas malas sí. La escritura es una forma de desahogarme y de escapar.

L.C.: ¿En qué momentos escribe?

Faila: No hay momentos. He llegado a escribir sentado en el rió, arriba de un colectivo. Por ahí surgen frases o ideas que hay que escribirlas inmediatamente. Sino, se van y nunca más las vuelves a armar. Incluso por ahí, vas caminando y van surgiendo versos y van rimando. Para mi cualquier lugar es adecuado para escribir, mientras haya un lápiz, papel e inspiración, es suficiente. Ahora, también hay etapas en las que no surge nada.

L.C.: ¿Ha pasado mucho tiempo sin escribir?

Faila: Si, he pasado 6 meses sin escribir, como también he escrito 6, 7 u 8 poesías en dos horas.

L.C.: Usted tiene un trabajo que no tiene nada que ver con las letras. ¿Le gustaría vivir de la literatura?

Faila: Y si… a qué escritor no le gustaría, pero eso no creo que suceda jamás: primero porque de comercial no tengo nada. Me leen generalmente los que están acostumbrados a leer o a escribir poesía. Lo mío no es popular y tampoco pretendo que lo sea porque dejaría de ser fiel a mi estilo.

L.C.: ¿Cree que hay un estilo de poesía comercial?

Faila: Si, seguro. Hay poesías simples que no necesariamente tiene que estar hechas con un fin comercial. O sea, el escritor ha adoptado ese estilo y así escribe. Una poesía comercial es aquella que va de la lectura al sentimiento, sin meditar demasiado. Una cosa que uno lee y la interpreta al acto.


EL ARTE EN SANTIAGO

L.C.: ¿Lee poesía de autores santiagueños?
Faila: He leído varios. El que gusta mucho es Germinal Rava. Me gustan los escritores del estilo de antes, que en definitiva es mi estilo. Hoy Hugo Ramírez escribe muy bien, Carola Santucho también; la “Pocha” Ramos es una excelente poeta. En cuentos, me fascina Mónica Maud. En realidad, me gusta todo aquello que leyendo no es directo para entender sino que tienes que pensar y razonar para llegar a entender. No me gusta que la escritura vaya de los ojos al corazón, sino que pase por la cabeza. En ese sentido, los cuentos de Maud son extraordinarios.

L.C.: ¿Considera que es difícil ser artista en Santiago?

Faila: Si, demasiado y en Latinoamérica en general. Pero los artistas de corazón, algunos tienen suerte y otros siguen siendo callejeros toda la vida. Tienes el caso de Piñón Fijo que era un artista callejero hasta que de pronto lo tocó la varita.

L.C.: Pero hoy, gracias a la Internet, artistas como usted pueden tener una gran difusión a través de la red sin necesidad de contar con canales comerciales

Faila: Internet es un arma de doble filo, El tema es usar la Internet y no dejarse usar por la red. A mí la Internet me ha dado la posibilidad de que me conozcan en muchos lugares: personas de EEUU de Perú, de Paraguay, etc.

UNA FORMA DE TRASCENDENCIA

L.C.: A pesar de que muchos lo niegan, considero que todo escritor aspira a ser leído. Por supuesto que el poeta escribe para sí, pero también para que otros lo lean

Faila: Justamente la idea es que otros nos lean. En algunos casos, tal vez pretendemos un poco más que la simple lectura. Cuando la madre de Aquiles le dice a su hijo: “si te quedas aquí vas a tener mujer, hijos, familias y vas a ser feliz y vas a morir viejo, pero si te vas a pelear en Troya, vas a morir pero tu nombre va a quedar por los siglos en la historia” Y Aquiles escogió ir a Troya. Entonces, los escritores somos un poco como Aquiles y escogemos en cierta forma ir a Troya, porque pretendemos quedar con algún aporte en la historia del lugar que vivimos.

L.C.: Por lo tanto, la escritura sería una forma de trascendencia

Faila: Pienso que es una forma de intentar seguir la vida después de la muerte si no en cuerpo, sí en las obras.

L.C.: Esta cuestión de la muerte y del paso del tiempo están muy presentes en sus poemas

Faila: Si, en el 90% de mis poesías están esos temas: el paso del tiempo, la nostalgia, el recuerdo y la muerte.

L.C.: ¿Podríamos decir entonces que un poeta escribe contra la muerte?

Faila: Uno escribe sabiendo que se va a morir, no en contra de la muerte. En algunos casos, la muerte ha sido beneficiosa para la obra de muchos escritores.

L.C.: Ahora, también hay poesías suyas de contenido social. Uno encuentra referencias a lo que le pasa a usted por ejemplo, cuando ve un chico de la calle limpiando autos

Faila: Si, hay. Dentro de ese libro, “Castillo de sueños” hay un poema que se llama “Animales sin verbos” y que tiene un contenido de reacción social. Hay poseías referentes a la actualidad, no sólo de mi provincia sino del país. Me da un poquito de bronca por ejemplo, escuchar cuando las organizaciones de Derechos Humanos se quejan porque hay diez presos que están en una misma celda cuando tendrían que estar en cuatro; pero nunca escucho a las entidades de DDHH decir que hay veinte chicos en cada esquina lavando autos. Entonces, eso me rebela y pese a que uno no tiene 20 años, sigue teniendo sangre adentro. Reniego mucho con esas entidades y me hierve la sangre cuando hablo de estos temas…por eso, no los toco demasiado en mis escritos y cuando lo hago, lo hago con un poco de violencia; violencia en la pluma por supuesto, pero violencia al fin.

RECONOCIMIENTO DE LA CRÍTICA

L.C.: ¿Qué siente cuando lee o escucha que usted es uno de los “mejores poetas santiagueños”?

Faila: También he leído cuando Cesar Cisneros me compara con (Pablo) Neruda.

Es fuerte, y es algo que alimenta mi ego. Yo la verdad no lo creo. Lo que si debo decir es que quienes lo dicen, son palabras autorizadas porque hablar de Cesar Cisneros es hablar de toda una entidad dentro de la cultura santiagueña. Y Mónica Maud también: es una profesora y una persona muy preparada. Me gusta escuchar y leer esos halagos pero nada más, no me la creo.

L.C.: Pero tal vez podría no haber pasado porque existen tantos buenos escritores que jamás han tenido difusión

Faila: Seguro, yo conozco poetas que escriben maravillosamente bien y que jamás han publicado en un diario, que nunca han tenido una posibilidad de que un medio les saque una poesía. Por eso digo, que también es un poquito de suerte.

L.C.: ¿Piensa que seguirá escribiendo hasta el final de sus días?

Faila: No se, a lo mejor. Lo que sí, no me gustaría la decadencia. Hoy leemos a grandes escritores que ya no escriben como hace 10 años atrás. Te hablo de Mario Bendetti por ejemplo. El Benedetti de hoy no es el de tiempo antes. Todos entramos en una decadencia, como los jugadores de fútbol, como el deportista, yo no se si porque se van acabando los temas o porque es natural que suceda.

L.C.: Por último, ¿qué es la poesía en su vida?

Faila: Hoy por hoy, la poesía es mi vida, es mi compañera, es la que me empuja y me ayuda a seguir, la que me crea una meta, la que me dice “todavía no es el tiempo”, y por eso está conmigo. Han pasado muchas cosas en mi vida: matrimonio, hijos, novias, amantes. Todo se ha ido terminando, menos la poesía.

Recuadro

“La cultura no pasa sólo por la chacarera”

L.C.: ¿Percibe una cierta movida cultural en Santiago en los últimos años?

Faila: Cuando hay un acto cultural en Santiago del Estero, lo popular es lo que prevalece. Viene una obra de teatro de Buenos Aires y está la cuarta parte del Teatro lleno, y viene un grupo de cumbia al Teatro, y se llena por completo. Entonces, por más que se intente una movida cultural, siempre van a ser 10 o 20 personas las que se interesen. Incluso para la fiesta de Santiago, el 90% de los actos culturales han estado relacionados con el folklore. Es decir, que en Santiago se habla de cultura, y se habla de chacarera. Y la cultura no pasa sólo por la chacarera.

Recuadro

“LA POESÍA NO ES ENTRETENIMIENTO”

L.C.: ¿Por qué piensa que se lee poca poesía en Argentina?

Faila: Porque normalmente, el que agarra un libro, lo hace para entretenerse. Y el cuento y la novela, entretienen al lector pero no es el caso de la poesía. La poesía es una novelita o un cuento comprimido, que relata toda una historia en una sola hoja. Lo que pasa es que todo el desarrollo de una novela, lo tienes que imaginar dentro de una poesía y no se si la gente tiene ganas de pensar. De modo que la poesía no es entretenimiento, por eso no se la lee.

Entrevistador: Ernesto Brizuela- Revista “La Columna-“ Nro. 718 - 30/08/2007
VER COMPLETO EN :
http://www.lacolumnadigital.com.ar/nota%208.htm

Sabado 01 de Septiembre de 2007

Año XIII – Numero 718 - 30 de Agosto del 2007 - Revista de edición semanal - Impresa en talleres propios Fundada en septiembre de 1993 - Santiago del Estero - Republica Argentina -


NACIMIENTO
Enviado el Lunes, 16 agosto a las 01:19:52 por
 (WALTER FAILA)

Bienvenido niño,
A este mundo rico...y pobre,
Donde el más duro roble
Es hoy un simple ropero.
Donde abundan demagogos agoreros
Con la puta soberbia de sus vidas.
Bienvenido a las heridas
De la América en llamas,
Donde los muertos claman
En una fosa común,
Desde las olas de Cancún
Hasta el puerto de Malvinas.
Al resurgimiento de Hiroshima
Y de su gran fortaleza.
Bienvenido a la destreza
De los raquíticos del África negra.
Al sufrimiento de la presa,
A las garras satisfechas del león.
Bienvenido a la estación
De los más necesitados,
Donde es lo mismo un sabio
Que un simple vagabundo.
Aquí están las playas de Acapulco,
Donde las cholulas muestran el cuerpo
Que lograron con su hambre
Y su gimnasia en tiempo eterno.
Aquí están las siete maravillas del mundo
Y los dos mil millones de enfermos,
Están aquí los hombres tercos
Que hacen de su poder
los colmillos del lobo.
Bienvenido niño, a los balcanes y a Kosovo,
A éste mundo cruel y vil.
A las justa causas de cuba
A las horrendas consecuencias de chernobyl.
A los escombros de las “gemelas”
A las interminables lagrimas de Madrid.
Bienvenido a éste raíd
Del poder y su delincuencia,
Donde se acabaron las esencias
A partir de una moneda.
Naces en una veda
De paz y de placer.
Naces cuando el deber
Es obligación del hambriento.
Cuando en senderos sedientos
Se siembran miedos
Y se cosechan muertes.
Naces, dueño de una mente,
Heredero de un corazón,
Naces para que la ilusión
Jamás se pierda.
Naces, en éste mundo de mierda
Pero naces niño... por amor.-

Walter Faila (Argentina)

Post a Comment