Google+ Followers

Monday, July 02, 2007

MOTIVACIÓN, APRENDIZAJE COLABORATIVO Y ENSEÑANZA UNIVERSITARIA

030202007fannyjemwongmisalumnos.jpg picture by jemwong 
“Ama, y haz lo que quieras. Si callas, callarás con amor. Si gritas, gritarás con amor. Si corriges, corregirás con amor. Si perdonas, perdonarás con amor. Si está dentro de ti la raíz del amor, ninguna otra cosa sino el bien podrá salir de tal raíz”.

San Agustín.


 
ImagenDELACAMARA090.jpg picture by jemwong 

Motivación, Aprendizaje Colaborativo Y Enseñanza Universitaria
Por Lic .Fanny Wong

Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo,
involúcrame y lo aprendo.
Benjamin Franklin


Es evidente, que en el quehacer humano en general y no solo en las aulas se obtienen mejores resultados cuando se usa la planificación, cuando se suman esfuerzos y talentos para concretar objetivos comunes. En el proceso de enseñar y de aprender, las actividades deben responder, sin lugar a dudas a varios elementos, entre los cuales la motivación, el trabajo cooperativo y el aprendizaje significativo ocupan lugares preponderantes.
Cuando se planifican las actividades que se ejecutarán en nuestras aulas universitarias, buscamos promover la actuación de los estudiantes .El maestro universitario por ende debe de ser un planificador, un estratega pero por sobre todo un gran motivador .Es por esta razón, que las clases deberán de estar preparadas con propósitos y fines no solo claros, sino también viables y observables en la concreción de los logros.

El alumno, debe de ser orientado por sus maestros para descubrir y otorgar significado a los conocimientos así los podrá utilizar y generalizar adecuadamente según sea el caso.
A través del aprendizaje cooperativo y por ende significativo los jóvenes aprenden de manera más natural, desarrollan capacidades de pensamiento crítico, son capaces de auto liderar y monitorear sus procesos, su percepción y comprensión del entorno.
Los maestros que planifican, enseñan a pensar a sus alumnos, no a paporretear. Enseñar a pensar no es tarea fácil. Por lo tanto, enseñar no puede de ninguna forma ser, un acto arbitrario o intrascendente. El alumno tiene que saber el por qué y para qué de sus aprendizajes.
El trabajo cooperativo y significativo les ayudará a conseguir esos logros, mejorará sus actitudes frente a la situación de aula, los motivará, elevará su autoestima, les hace más responsables, enriquecerá sus capacidades sociales, educará su inteligencia emocional , en resumidas cuentas aprenderá a convivir y por qué no decirlo aprender se vuelverá divertido.
El trabajar con los otros y lograr hacerlo en equipo, según las investigaciones, tiene efectos directos en el rendimiento académico y no solo eso, mejora las capacidades sociales dentro del aula, favoreciendo ambientes agradables y propicios para aprender .
El trabajo cooperativo, si se hace adecuadamente es más productivo pero, para que esto sea como aquí se plantea, es indispensable conocer los aspectos formativos, instrumentales y prácticos de la materia que pretendemos enseñar.
La literatura sobre aprendizaje cooperativo nos dice que, debemos tener en cuenta algunos criterios que son indispensables como el que debemos ser claros y honestos en los propósitos del curso, en lo que pretendemos alcanzar en cada lección que impartimos a nuestros alumnos. Supervisar y tomar decisiones cuando los alumnos forman grupos para trabajar. Explicar a los jóvenes de forma clara, las tareas a desarrollar y a dónde pretendemos llegar con ellas. Monitorear a lo largo del tiempo, que el trabajo de los grupos se desarrolle con efectividad y que los alumnos a su vez aprendan a auto monitorearse.
Conocer por parte del maestro la naturaleza de los aprendizajes es una obligación, un acto de responsabilidad. En cooperación con otros, el trabajo intelectual se facilita, se enriquece. Las estructuras y las conexiones a nivel cognitivo se hacen más eficaces. La metacomprensión se presenta, gracias a que los nuevos aprendizajes se ligan a los previos, en forma sensible y segura, enriqueciendo los conceptos y sus aplicaciones.
Es fundamental que el profesor diseñe actividades que motiven en los aprendices el plantearse nuevos problemas y muchísimas interrogantes pero, también soluciones efectivas .La ávida búsqueda del conocimiento y la curiosidad ,deberán de ser ,actos concientes y a la vez auto motivados. Es vital el ir más allá, de las tareas básicas de la educación tradicional, vetusta y obsoleta. Gracias a los enfoques que promueven el aprendizaje colaborativo y por ende significativo, esto se hace posible.

Dirigir un proceso tan complejo, como es la enseñanza - aprendizaje, requiere no solo de metodologías integradas, necesita además de altas dosis de motivación, ya que esta es precisamente la piedra angular, en donde se inician todas las expectativas de por qué y para qué, aprendemos algo nuevo.

Motivando a los estudiantes de manera óptima, promovemos sus intereses y expectativas sobre lo nuevo por conocer, sobre los contenidos de la materia, promoviendo así su afán de búsqueda, como una necesidad que deberá de ser satisfecha. Lograrlo, nadie dice será tarea fácil, allí radica el arte del buen maestro.

Debemos lograr que el estudiante se identifique con los objetos de estudio, haciéndolos suyos, que internalicen y se comprometan con su desarrollo integral. Aquí el aprendizaje colaborativo es de gran ayuda por su efectividad no solo para la transferencia, la retroalimentación en cuanto a los contenidos, la confrontación de ideas y la construcción de conceptos sino que también propicia un ambiente ideal de trabajo y el desarrollo de habilidades sociales.

Lo anterior requiere que previamente se logren establecer nexos afectivos, entre el profesor y estudiantes, asegurando el descubrimiento de conocimientos altamente significativos, su adecuada comprensión y transferencia.
Los nexos afectivos que propicia una educación colaborativa y significativa optimamente conducida, aseguran alumnos capaces de sentir que son importantes para su maestro, para su universidad, para su cultura y por sobre todo para su sociedad.
Finalmente, debemos hacerles comprender a los estudiantes que autoevaluarse y autoliderar su aprendizaje es un hecho indispensable. En cuanto a mi experiencia en las aulas, creo que el modelo demuestra su efectividad cuando el maestro lo aplica de manera seria y responsable, ya que demanda de parte del mismo mayor esfuerzo y preparación.

ImagenDELACAMARA079.jpg picture by jemwong


“El maestro que intenta enseñar sin inspirar
en el alumno el deseo de aprender
está tratando de forjar un hierro frío.”
Horace Mann