Google+ Followers

Saturday, May 07, 2016

ARTE: ZURAB MARTIASHVILI.



 
 ARTE: ZURAB MARTIASHVILI.
Zurab Martiashvili nació en 1982 en Georgia. 
Actualmente él está viviendo y trabajando en Ucrania. 
Su estilo único de la pintura se llama "primitivismo decorativo". 
Zurab ha realizado exposiciones en Georgia, Rusia y Ucrania desde el año 1999.













CUANDO ELLA SE VISTE Y SE VA POR LUIS JIMÉNEZ-CLAVERIA


CUANDO ELLA SE VISTE Y SE VA  POR LUIS JIMÉNEZ-CLAVERIA 

Cuando ella se viste,
la lenta transformación de un cuadro veo.
Cuando ella se viste mientras llueve
y queda presa en el terrible lacrimario,
destilan sangre las acacias.

Como una criatura carroliana
introduce sus piernas en las medias de cristal,
y los peces de cera crepitan:
acaba de arrojar un puñado de diamantes contra el suelo.

Se sigue vistiendo
y lenta
transforma su cuerpo.
Su cuerpo es una nave de conquista que surca aguas de nadie;
el trauma corrosivo de la gran ciudad.

Se tambalea el cuarto bajo su paso romano,
mientras una brocha llorosa
pinta de color su indumentaria;
la tristeza del negro para su jersey,
el alegre fresa para su falda de metal.
Como un áspid el collar se enrolla a su garganta;
son siete vueltas de dolor.
Luego, las oscuras sombras de los ojos,
dibujadas con una línea de carbón
que enarca también las cejas del orgullo.
Así queda la memoria, o el olvido,
en su mirada de ultratumba.

Fuera, en la calle, ha dejado de llover.
Negros son los zapatos de largo tacón
que impulsan su figura.
Y tras la última contemplación ante el espejo
resuena la hoja de la puerta y se va.
Se va.
Se ha ido.
Por la calle traspasada de un fuerte olor a tierra y pasto,
camina.
Queda en la estancia,
entremezclado,
el delicado perfume de rabanne
y reinando en la recia mansedumbre del orden,
el aroma, inextinguible, de su ausencia.

“De Elegía y 
tierra y pasto,

LUIS JIMÉNEZ-CLAVERIA ( España, 1948 )


MUJER EN DOS TIEMPOS POR CARLOS PIERA

MUJER EN DOS TIEMPOS POR CARLOS PIERA

Ha pasado la flor del aire,
las calmas espesas del sur. 
Ha tenido las piernas
sacudidas de olores, caladas
por un éter fugaz y anunciador. 
Aspira el aire como asiéndolo cuando imágenes rojas
de poniente le vienen del horizonte al vaso.

Porque la figura del deseo como
un verso dura más que el tiempo que condensa
y después, en estos prostíbulos tristes,
renace a veces, rígida y fugaz como un verso,
sin futuro, sin esperanza como un verso, rígida.

CARLOS PIERA (España, 1942)