Google+ Followers

Wednesday, February 17, 2016

AUDREY HEPBURN POR MARCO MARTOS

AUDREY HEPBURN
Audrey Hepburn siempre estuvo sola en la oscuridad.
En Holanda hay una niña que baila en los sótanos
y una masa de desharrapados que la aplaude con los ojos,
si eso se puede decir. Arriba circulan tanques y soldados,
un viento helado que agita la nieve, un manto de temor.
Muchos mueren fusilados y otros de hambre y debilidad.
Las estaciones se suceden, la guerra termina y la desolación.
La muchacha, imagen de la dulzura, del talento y la inocencia,
se abre en primavera como una hermosísima flor,
la escena transcurre en Roma y encandila a Gregory Peck,
y más tarde, en los escenarios del mundo, a Mel Ferrel.
Nunca viste una muchacha tan hermosa que supiera actuar tan bien,
y danzar, y embrujar a los espectadores,
y hacer más habitable el mundo con su sonrisa inacabable,
rodeada de niños en África, en Asia, en Oceanía, en América entera,
en las ínsulas extrañas, doradas cuando nace el sol.

Post a Comment