Sunday, March 22, 2015

POEMA HAN


POEMA HAN

Verde crece la yerba al lado del río
Los sauces del jardín ya retoñaron.
Cuan elegante y hechicera es esa figura
Que se apoya en la ventana del alto pabellón.
Encantadora es su delicada piel rosada,
Mira como muestra sus finas manos blancas.
Fue bailarina y cantante de un burdel
Y ahora es la mujer de un inconstante
Que vaga por el mundo y no regresa.
Un lecho vacío es insoportable.
- ANÓNIMO

Sunday, March 15, 2015

AL FINAL DE LOS TIEMPOS POR VÍCTOR HUGO VISVAL

AL FINAL DE LOS TIEMPOS

Sí los seres humanos fuésemos conscientes

que cuando las horas se acaben
sólo nos llevamos el alma…

Entonces cada instante de nuestra vida
estaría dedicado a cultivarla,
entonces tendríamos un mundo con alma y más corazón. 

 
Victor Hugo Visval
Koach Interconexionsista

Tuesday, March 03, 2015

Pablo Neruda - Oda a la cebolla



Pablo Neruda
ODA A LA CEBOLLA
de Odas elementales



Cebolla
luminosa redoma,
pétalo a pétalo
se formó tu hermosura,
escamas de cristal te acrecentaron
y en el secreto de la tierra oscura
se redondeó tu vientre de rocío.
Bajo la tierra
fue el milagro
y cuando apareció
tu torpe tallo verde,
y nacieron
tus hojas como espadas en el huerto,
la tierra acumuló su poderío
mostrando tu desnuda transparencia,
y como en Afrodita el mar remoto
duplicó la magnolia
levantando sus senos,
la tierra
así te hizo,
cebolla,
clara como un planeta,
y destinada
a relucir,
constelación constante,
redonda rosa de agua,
sobre la mesa
de las pobres gentes. Generosa
deshaces
tu globo de frescura
en la consumación
ferviente de la olla,
y el jirón de cristal
al calor encendido del aceite
se transforma en rizada pluma de oro.
También recordaré cómo fecunda
tu influencia el amor de la ensalada
y parece que el cielo contribuye
dándote fina forma de granizo
a celebrar tu claridad picada
sobre los hemisferios de un tomate.
Pero al alcance
de las manos del pueblo,
regada con aceite,
espolvoreada
con un poco de sal,
matas el hambre
del jornalero en el duro camino.

Estrella de los pobres,
hada madrina
envuelta en delicado
papel, sales del suelo,
eterna, intacta, pura
como semilla de astro,
y al cortarte
el cuchillo en la cocina
sube la única lágrima
sin pena.
Nos hiciste llorar sin afligirnos.

Yo cuanto existe celebré, cebolla,
pero para mí eres
más hermosa que un ave
de plumas cegadoras,
eres para mis ojos
globo celeste, copa de platino,
baile inmóvil
de anémona nevada
y vive la fragancia de la tierra 

en tu naturaleza cristalina


Bella - Pablo Neruda




Pablo Neruda
Bella. "Los versos del capitán.El amor."


Capri,
1952. El italiano Erwin Cerio le ofrece a Neruda su casa en la isla.
Neruda llega una noche con Matilde Urrutia. La chimenea está encendida,
la mesa puesta. Mejor escuchemos a los amantes. Matilde está excitada:
"Nuestra primera comida en ella, nuestra primera noche en ella. Sería tonto
describirla, jamás llegaría a encontrar las palabras para dar la mínima
idea de lo que fue. Solamente diré de aquella y de aquella noche: ¡qué
fiesta!"
Y Neruda: "Toda la noche he dormido contigo / junto al mar,
en la isla./ Salvaje y dulce eras entre el placer y el sueño, /entre el
fuego y el agua".
Al amanecer abren las ventanas, descubren una
terraza enorme y un bosque frondoso lleno de musgo, más allá, la playa.
Un día de luna llena Neruda le entrega un anillo donde se lee "Capri, 3
de mayo, 1952, Su Capitán". Allí, en el bungalow blanco sobre los
acantilados, escribió Neruda "Los Versos del Capitán".

En 1952 el
italiano Paolo Ricci edita un volumen anónimo de versos titulado "Los
versos del Capitán" en una edición limitada de 44 ejemplares.